EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

José Zuccardi, experiencia de familia

José Zuccardi es una personalidad con especial capacidad de fascinación ante el interlocutor. Su trayectoria en el vino se entiende sobradamente al ser el primer argentino distinguido con el “IWC Lifetime Achievement Award 2016” por su compromiso en amplio sentido con la materia. Es titular de la empresa familiar que creció a la par de la vitivinicultura argentina.

En perspectiva ¿Qué hitos han sido claves en la historia de la empresa?

Somos una empresa vitivinícola iniciados en la producción y los hitos claves han sido lo cualitativo y la innovación, con la premisa importante de integrar los procesos haciendo gestión en la continuidad de tiempo y para llegar como viticultores al mercado. Esto aún se apoya en calidad, innovación, cuidado del medio ambiente y, ser útiles socialmente. Esto no es pensar en el lugar o el clima o lo agronómico, sino en la gente que lo hace y refleja sus habilidades y capacidades.

Pasando de empresa a contexto institucional y político, ¿Cuál fue el suceso en esencia?

Participo en aspectos generales de la industria, desde donde se protagonizan cambios. El fraccionamiento en origen ha sido determinante, como una cuestión cualitativa y de valor agregado. Luego, con el comienzo del Plan Estratégico Vitivinícola 2020 (PEVI) y el intenso trabajo de las instituciones del sector, para posicionar en forma sostenible al vino argentino en el mundo.

¿Cuál es el resultado para los mercados internos y externos?

A nivel interno una fuerte reconversión de viñedos, que dio uvas de calidad y nos ha proyectado a mercados internacionales con un lugar y reconocimiento para Argentina. Así, el Malbec es una gran herramienta como referente del país. Ávido de información, también creció el consumidor argentino en su valoración y exigencia, como en el exterior.

¿Qué desafíos enfrenta la política de la vitivinicultura local?

Crear condiciones de competitividad, como lo hacen en países donde le dan mucha importancia y consideran al vino como uno de sus embajadores, estimulando el acceso a otros destinos. Para los productores de menor escala brindar instrumentos para que terminen su reconversión. Hay segmentos que no han tenido los elementos necesarios para hacerlo. La característica local es que hay jugadores de todos los tamaños, pero el énfasis va puesto en llegar a los mercados.

¿Qué queda por resolver?

Son ejemplos la lejanía de los puertos, el alto costo para salir y, la carga impositiva consiguiente que no se permite desgravar de impuestos al exportar, como en el caso del transporte por la incidencia que tiene. Debe ser objeto de estudio y corrección.

¿Cómo se imagina José Zuccardi la vitivinicultura argentina de acá a 20 años?

Con una evolución interesante. Tenemos una característica geográfica propia del vino de montaña, con el distintivo del Malbec. Algo más notable: una generación de agrónomos y enólogos apasionados como nunca antes hemos tenido, con conocimientos, experiencia y apertura al mundo que brindarán un gran futuro, con un nuevo salto cualitativo. Una vitivinicultura que hable más de regiones que de variedades.

A otro futuro está su experiencia de familia. Sebastián se ocupa de la bodega en Valle de Uco; Julia con el enoturismo y, Miguel con el olivo.