EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Moratoria fiscal

El Gobierno ha impulsado una moratoria fiscal que da oportunidad a empresas que arrastran deudas de años anteriores, con el fisco. El régimen sirve para regularizar deudas del impuesto a las ganancias, bienes personales, infracciones y deudas en discusión administrativa, contencioso-administrativa y judicial. Se excluyen del régimen los aportes y las contribuciones de obras sociales y las cuotas del régimen de riesgos del trabajo.

La medida oficial permite regularizar al contado, con el 15 % de descuento, o en 90 cuotas fijas con bajo interés en el caso de las PYMES. El efecto de la regularización de deudas por estos términos es la suspensión de acciones penales tributarias y aduaneras.  Sin embargo, no queda claro si las provincias adherirán a lo establecido por este régimen nacional.

Por otro parte, mediante el blanqueo reglamentado recientemente también se pueden exteriorizar bienes de cambio, bienes inmuebles, instalaciones no declaradas, acciones, participaciones y moneda sin que la AFIP avance sobre el contribuyente que se presenta. El sinceramiento comprende a personas físicas, sucesiones indivisas, sociedades y fideicomisos que al 1° de enero de 2016 estuvieran domiciliados o constituidos en el país; pueden presentarse hasta el 31 de marzo de 2017. No podrán adherir al blanqueo personas condenadas por delitos tributarios con sentencia firme, personas decretadas en quiebra y los condenados por delitos comunes conectados con obligaciones tributarias.

En el caso de exteriorizar moneda extranjera, debe depositarse en una cuenta especial creada a tal fin en entidades financieras antes del 31 de octubre de 2016. Debe mantenerse en la cuenta durante seis meses, aunque podría retirarse antes si se destina a la compra de bienes registrables.