EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Clima en cambio

El fenómeno de El Niño, que pasó con lluvias intensas durante el otoño y el primer tramo del invierno y castigó en el centro del país y en el Litoral, da paso al de La Niña con ocurrencia de sequías o pobres lluvias impacta en la producción agrícola.

Son amplias las reservas de humedad dejadas por El Niño y los espejos de agua subsisten sobre el Litoral generando sistemas locales de precipitaciones que mitigan los efectos depresivos de La Niña.

La frecuencia e intensidad de los vientos marítimos, provenientes del Atlántico Sur, producen una notable continuidad de tiempo fresco a frío, con alta nubosidad, elevada humedad atmosférica y precipitaciones ligeras pero persistentes que impiden, en algunas regiones como el sudeste de Córdoba, el oreado de campos que están saturados de agua por las precipitaciones de la entrada al invierno que finaliza.

Este escenario hídrico hace que persistan los riesgos de encharcamientos e inundaciones en caso de que vuelvan a producirse lluvias importantes.

Durante las próximas semanas, se espera, una puja entre ambos fenómenos, en interacción con el estado de temperatura del Océano Atlántico, la fría corriente de Malvinas y la cálida corriente de Brasil, entre otros factores que influyen sobre la coyuntura climática.

Este contexto, explica el climatólogo Eduardo Sierra, producirá una alternancia entre procesos contrapuestos. Por un lado, se producirán intensas rachas de tormentas que descargarán sus precipitaciones en forma muy despareja, con riesgo de otras severas, con granizo y vientos, y que podría terminar con entradas de aire polar, con riesgo de heladas intensas durante el invierno y de heladas tardías en la primera parte de la primavera. Aunque, éste último riesgo no será tan intenso como el que se daría si La Niña pudiera alcanzar su pleno desarrollo en tiempo y forma.

También se proyectan lapsos prolongados secos y calurosos, cuya duración e intensidad se irán profundizando a medida que transcurra la temporada y la acción residual de El Niño vaya desapareciendo.