EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

En nutrientes, alianza franco-argentina

 

Rizobacter de Argentina y la compañía francesa De Sangosse, inauguraron Synertech, en Pergamino; una nueva planta de fertilizantes mediante un joint venture.

A la inauguración asistieron el presidente Mauricio Macri, junto a miembros de su gabinete, y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

En la apertura, Ricardo Yapur, CEO de Rizobacter señaló: “La rueda comenzó a funcionar, el productor está cambiando, después de 7 años golpeado. Volvió a invertir en tecnología. Nosotros tenemos productos de todos los niveles de precios y los que se agotaron primero son los de mayor tecnología”, dijo dando una buena noticia.

Por su parte, Nicolás Fillon, CEO del grupo De Sangosse, destacó el potencial que tiene la Argentina. “Este es un país magnífico y, además, tiene un potencial de desarrollo muy grande de la agricultura, principalmente de la soja, en la cual ya hay aproximadamente 20 M de hectáreas sembradas con el cultivo”, dijo impresionado.

Para la construcción de la planta, se invirtieron u$s 30 M que permitirá producir 30.000 toneladas al año, de las cuales 10.000 serán para exportar a Ecuador, México, Estados Unidos, Brasil, Uruguay, Paraguay y Chile. Los socios calculan facturar unos u$s 90 M, de los cuales u$s 60 M provendrán de exportaciones. “Apuntamos a un mercado de nicho, pero para nosotros es muy importante. Esta producción es solo para tratar 1,5 M de hectáreas”, puntualizó. Sin embargo, la fábrica tiene potencial para producir el doble y alcanzar las 60.000 Tn.

Rizobacter tiene el registro de Microstar PZ, un fertilizante arrancador que producirán en la nueva planta, y que aporta nitrógeno, fósforo, azufre y zinc. “En ese momento, vimos que si queríamos llegar a la porción de mercado que pretendíamos, era muy difícil solo trayéndolo desde Europa”, recordó Yapur sobre los comienzos del proyecto de Synertech.

De Sangosse fue creada en 1920 y su casa matriz está ubicada en la localidad de Agen, en el sur de Francia, cerca de Toulouse. A lo largo de su trayectoria desarrolló varios tipos de coadyuvantes y fertilizantes, entre otros productos. En el 2015 facturó € 342 M, casi un tercio de lo cual fue producto de la exportación.