EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

En trigo, complica la lluvia

 

Con las lluvias de mayo y junio, la producción triguera entró en alarma por excesos hídricos en la región triguera Norte, en la que quedaron lotes sin sembrar por falta de piso.

Luego, el suceso se repitió en el sur bonaerense, que a la fecha atrasa la siembra. Desde el CREA San Cayetano-Tres Arroyos, informan que hay mucha agua en los campos de la zona, donde se sembró sólo el 5 % del área, contra el 40 % histórico. La siembra de cultivares intermedios está atrasada y se podrían utilizar hasta fines de julio en la zona; luego hay que pasar a ciclos cortos, se proyecta. La recomendación es sembrar bien: “No desesperarse y hacer transitar la sembradora en lotes que no reúnen las condiciones de piso. Con una labor de ese tipo muchas semillas no alcanzarán a germinar o tendrá lugar una emergencia despareja”.

El retraso en las siembras de trigo también se puede observar en la zona de Balcarce-Mar de la Plata. En los lotes en los que se puede trabajar, los productores no reducen el nivel tecnológico de los cultivos. Sucede que hay mucha necesidad de reposición de fósforo luego de una cosecha de soja 2015/16 de 4000 kilos por hectárea en la zona. También están monitoreando el contenido de nitrógeno del suelo, después de las recurrentes lluvias. Los perfiles están muy saturados y se ve que el 40-50 % de los nitratos fueron lixiviados. Frente a eso, se recomienda hacer análisis de suelo solicitando el contenido de nitratos, pero también de amonio y nitritos, formas químicas del nitrógeno que puedan volver a convertirse en nitratos asimilables por las gramíneas si las condiciones edáficas se estabilizan.