EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Los errores comunes de envíos a planta

En el proceso de recepción de cereal, el primer paso consiste en conformar los contratos comerciales propios o de fasón con los distintos clientes que incluyen qué tipo de grano se comercializa, cantidades, calidades, formas de pago, cláusulas de recibo. La modalidad es en base a un estándar intermedio que se establece como grado 2 o condición Cámara.

El maíz, por ejemplo, tiene más almidón que proteína para el bioetanol y, se aprovecha en la transformación de alcohol. Esto depende de la variedad genética que sembró el productor, pero es algo que no se acuerda.

Una vez cumplimentada la formalidad del negocio, se procede a pactar el cupo de entrega con el sector de la empresa que se especializa en el tema. Dicha asignación tiene por finalidad ordenar la llegada de camiones para evitar congestionamiento y demoras innecesarias.

A continuación, los clientes mandan los camiones a planta. Cuando llegan, se constatan los datos de la Carta de Porte que identifican a la partida y se les genere un «Ingreso», que se hace en el sector Balanza. Al camión se lo pesa después de calar y de determinar si es bajo condición Conforme o de Rechazo. Si se rechaza, no se lo pesa y el entregador le busca otro destino.

El camión se dirige al sector de Calado para la toma de muestra, que se puede realizar mediante calador hidráulico o manual. Allí se extrae una partida de la mercadería del chasis y del acoplado para enviarla a unos recipientes en la oficina correspondiente. Al terminar el proceso, la recepción evalúa las propiedades inherentes exhibidas y analiza olores comercialmente objetables, como ser por combustible, humo, fermentado y, verifica la presencia de insectos vivos.

Posteriormente se determina la humedad del lote mediante equipos de medición rápidos como humedímetros por conductividad o infrarrojo y, finalmente se estipula el porcentaje de granos quebrados, dañados y de materias extrañas. Basándose en la referencia comercial de maíz vigente, en destino se comprueba si se encuentra dentro de las tolerancias permitidas -Grado 2 o condición Cámara-, en cuyo caso el camión descarga como «Conforme».

Si presenta valores de carácter superior, el recibidor confecciona una muestra de unos 50 gramos para analizar mediante un divisor tipo Boerner. Si encuentra que la calidad es «No conforme» se envía una certificación como testigo y bajo sobre lacrado a la Cámara Arbitral para la determinación de los valores que posteriormente servirán para aplicar los descuentos correspondientes.

En dicha ocasión, se informa al «entregador», que es un perito clasificador que representa al cliente en el acto de entrega de granos, para que obtenga la conformidad de descarga y se pueda continuar con el proceso. La liquidación comercial de la entrega queda sujeta al resultado del informe de la Cámara.

Si el lote supera los valores establecidos en Grado 2, se evalúa con el jefe de planta la recepción o no del camión. Si hay rechazo, se informa al entregador para que gestione nuevo destino de descarga y se le devuelve la carta de porte al chofer.

Con la semilla de algodón el proceso es manual ya que se trata de un grano que casi no tiene fluidez y no puede ser extraído por aspiración como sí lo hace el sistema hidráulico.

Se hacen tres operaciones en el camión para extraer unos 3 kg de muestra, se homogeneiza manualmente y se determina la humedad con un humedímetro por conductividad. Después, se toman 50 gramos para examinar en detalle lo que implica separar materias extrañas y granos ardidos a fin de definir la aceptación o no del camión. En esta situación no se remite a Cámara Arbitral, la calidad la define el Perito Clasificador y los descuentos que resulten se aplican de manera inmediata para continuar con la descarga del camión.

Las causas más comunes de rechazo son por exceso de humedad o de granos dañados. Carga maliciosa sería cuando en el fondo del camión acomodan mercadería más degradada y diferente a la que se observa por arriba. Más gravoso serían materias extrañas como marlos, restos vegetales e incluso arena o tierra. Estos casos se advierten en la zaranda, recién. Por insectos vivos ya es causal de devolución automática.