EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

“Aunque nos comamos la última vaca….que sea barata”

Así se refirió el productor y dirigente agropecuario cordobés, Néstor Roulet. Con el cierre parcial de las exportaciones de carne vacuna, volvemos a recordar la triste experiencia de la ganadería a partir del año 2006 donde el cierre de las exportaciones y la intervención de los mercados cárnicos, produjeron una desmejora general en todos los índices reproductivos y económicos.

Vale recordar que el rodeo en el año 2008 era de casi 58 M de cabezas y a partir de ahí, el progresivo deterioro del mismo, hizo que en el año 2011 el país tuviera tan solo 48 M de cabezas de ganado, 10 M de cabezas menos. En este contexto las vacas -fábricas de terneros- pasaron de 24 M a tan solo 20 M, perdiendo 4 M de madres.

A este escenario con un claro sesgo de liquidación de madres, se le sumó otro índice negativo como es el porciento de destete. La falta de rentabilidad, bajó la inversión en tecnología, sanidad y alimentación en el sector de la cría, bajando el porcentaje de destete y por lo tanto se dejaron de producir en tan solo 3 años 2,75 M de terneros.

Menos madres, menos destetes es igual a menos terneros, razona Roulet.

¿Qué consecuencia tuvo esta disminución de madres y terneros?

En un rodeo para calcular su estabilidad, crecimiento o disminución, lo que hay que calcular cuantas cabezas ingresan y cuantos cabezas egresan del mismo. Los ingresos son en base a la cantidad de terneros producidos y los egresos es la sumatoria de la faena y la mortandad.

Si hacemos este cálculo, observaremos que la producción de terneros en los años 2008, 2009, 2010 y 2011, no alcanzaron a cubrir la hacienda que debíamos reponer. Esta diferencia explica por qué la pérdida de 10 M de cabezas del rodeo.

El cierre parcial de las exportaciones de este año, sobretodo de la categoría vaca con destino a China, trajo como consecuencia una baja en el valor de la vaca de rechazo entre un 20 a 30 %, lo que produce un aumento del costo de reposición.

¿Volveremos nuevamente a bajar el stock de madres por falta de reposición?

Este nuevo aumento de costos de reposición, incidirá sobre los números del Resultado Final de la cría, por lo que el productor tendrá que asignar menos dineros a otros rubros como sanidad y alimentación.

¿Traerá como consecuencia una baja en el porcentaje de destete?

La pérdida de cabezas entre el 2007 y 2011 fue de 10 M, luego la recuperación fue mucho más lenta, hoy el rodeo es de 53,51 M de cabezas, es decir en 9 años -Del 2011 al 2020- sólo recuperamos 5 M de los 10 M de cabezas perdidas por la mala política ganadera.

¿La tendencia en el futuro será mantener el rodeo o nuevamente disminuir por la incertidumbre planteada con esta intervención?

Hay que recordar que, por cada punto de aumento en el destete, con la cantidad de madres actuales, aumentamos la producción de terneros en 240.0000 cabezas anuales. Si hubiese seguido con este ritmo la reposición y el aumento del destete en 6 años, con el 68 % de destete, volveríamos a recuperar los otros 5 millones de cabezas que perdimos entre el 2006 y 2011.

¿Con esta medida esta posibilidad se aleja?

Luego de la intervención del 2006, bajó el precio de la carne. La sobreoferta del mercado interno mediante el incentivo de faenar un animal más chico mediante subsidios al feed lot, aumentó en forma considerable el nivel de faena. Más animales faenados con menor peso es igual cantidad de carne.

¿Volveremos a bajar el peso de la media res?

Todos estos números nos demuestra lo que hizo la intervención del mercado cárnico en el año 2006, son claros por lo que, si no regularizamos el mercado lo ante posible tendremos un camino parecido.

¿Están capacitados los funcionarios actuales para entender las consecuencias negativas del cierre parcial de las exportaciones? Se pregunta Roulet, sin responder.

¿Será posible desprenderse de esta carga ideológica los actuales funcionarios como para revertir esta situación?

Los dichos de la actual Vicepresidente (“Dicen que en realidad las vacas que se iban para afuera eran todas vacas viejas, entonces en el campo tenemos un geriátrico en lugar de producción vacuna”) nos indicaría que NO.