EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Exportaciones vacunas firmes

Fue la primera vez en la historia para un enero. En total se certificaron exportaciones por 48,2 M tn pp, es decir 14,7 % más que en enero del año pasado. Casi 75 % del total se dirigió a China, que acapara 87,5 % del crecimiento interanual del volumen. Convertidas a toneladas res con hueso (tn r/c/h), en total se exportaron 68,9 M tn en enero del corriente año, volumen que resultó 10,8 % mayor al de enero de 2020.

En febrero de 2021 se faenaron 1,039 M de cabezas de hacienda vacuna. Esto implicó una recuperación, luego de las restricciones de abastecimiento que plantearon los conflictos gremiales de los transportistas en el primer mes del año. Los ingresos registrados en el Mercado de Liniers, corregidos por el número de días laborables, también indicaron un rebote respecto a los verificados durante enero pasado. La participación de las hembras en la faena total se mantuvo levemente por encima de 45 %, en torno al límite superior del rango compatible con el sostenimiento del rodeo vacuno. El peso promedio en gancho del animal faenado fue de 228 kilos, 2,2 % superior al de febrero de 2020.

El mercado interno habría absorbido un volumen equivalente a 331,4 M tn r/c/h en enero-febrero de 2021. Es decir, 10,5 % menos que un año atrás. Puesto en términos absolutos, en los primeros dos meses del año el consumo interno habría experimentado una contracción equivalente a 39 M tn r/c/h con relación a enero-febrero de 2020. El principal factor explicativo se encuentra en la caída del poder adquisitivo, potenciada por el mayor nivel de desempleo, que saca a las familias del mercado. Dicho en otros términos, las familias deben comprar carne vacuna a los precios ‘nuevos’ con ingresos ‘viejos’, es decir todavía sin actualizar por inflación. Todo esto, considerando que las exportaciones de carne vacuna totalizaron 133,9 mil tn r/c/h en los primeros dos meses del año (+17,8% interanual).

Ahora bien, la evolución de los precios de la hacienda en pie y de la carne vacuna en el mostrador en los últimos tres años muestra que desde 2019 la suba del precio de la hacienda en pie en el Mercado de Liniers fue significativo, pero ‘siguió desde atrás’ -es decir, fue inferior- al avance del precio de la invernada. A partir de julio de 2019, cuando se abandonó la rígida política monetaria implementada por el Banco Central desde octubre de 2018, reflejado en una elevada tasa de interés real, los productores recuperaron interés por recomponer existencias, y este proceso se extendió hasta el presente, porque luego el bien de cambio también se convirtió en una herramienta para proteger el capital de trabajo.

Entre julio de 2019 y enero de 2021 el precio de la invernada aumentó a un ritmo de 6,0 % equivalente mensual de 186,5 % entre puntas, y el precio promedio de los animales comercializados en Liniers subió a un ritmo de 5,4 % equivalente mensual (acumulando un alza de 157,1 % entre julio ’19 y enero ‘21).

Pero, al mismo tiempo que ocurrió este proceso, los mostradores de las carnicerías del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) no fueron capaces de ajustar los valores de los cortes vacunos en igual medida. Y ello queda reflejado en la evolución del precio relativo carne vacuna/hacienda en pie, que en febrero de 2021 fue el mismo que en noviembre de 2020 y en diciembre de 2019. Más aún, hay que remontarse a 2010-2011 para encontrar un precio relativo igual de bajo. En aquel período la realidad se impuso frente a la política antiganadera que venía implementando el gobierno nacional desde 2005, y entonces la falta de hacienda hizo que su precio saltara repentinamente.

En lo que respecta al consumo -aparente. de carne vacuna por habitante, en febrero de 2021 habría sido equivalente a 49,0 kg/año, tomando el promedio móvil de los últimos doce meses. En comparación con el registro de doce meses atrás, experimentó una caída de 3,2 %. En tanto, al comparar con el pico alcanzado en febrero de 2008 (68,9 kg/hab/año), cuando el consumo interno se vio muy favorecido por la elevadísima liquidación de existencias y las menores exportaciones a raíz de la política antiganadera de aquel entonces, la caída fue de 28,9 % (-19,9 kg/hab/año).

En el inicio de 2021 el volumen exportado de carne vacuna se ubicó por encima de las 48.000 toneladas peso producto (tn pp). Fue la primera vez en la historia para un enero. En total se certificaron exportaciones por 48,2 mil tn pp, es decir 14,7 % más que en enero del año pasado. Casi 75 % del total se dirigió a China con 87,5 % del crecimiento interanual del volumen exportado se explicó por China. Convertidas a toneladas res con hueso (tn r/c/h), en total se exportaron 68,9 mil tn en enero del corriente año, volumen que resultó 10,8 % mayor al de enero de 2020.

Los ingresos por exportaciones de carne vacuna sumaron casi u$s 200 M de dólares en el primer mes del año. En la comparación interanual se observó una caída de 12,1 %. La retracción del precio promedio más que compensó el incremento del volumen exportado. El precio promedio fue de u$s 2.887 por tn r/c/h, es decir 20,6 % menor al de enero de 2020.

A China se exportaron 35,9 mil tn pp de carne vacuna en enero de 2021, casi 75 % del total exportado, volumen 17,7 % mayor al de enero del año pasado. Y este volumen generó ingresos por u$s 121,5 M, un monto 14,8 % inferior en términos interanuales (explicó 80 % de la caída total de los ingresos por exportaciones de carne vacuna referida más arriba). Esto se debió, como ya destacamos en los últimos Informes, a la caída del precio promedio pagado por los compradores chinos entre finales de 2019 y la primera parte de 2020, que luego se sostuvo en torno a u$s 3.400 por tn pp. Entonces, al comparar el promedio de enero de 2021 de u$s 3.384 por tn pp) con el promedio de enero de 2020 a u$s 4.672 por tn pp:, la caída llegó a 27,6 % interanual.

En el arranque del año Israel fue el segundo destino en importancia para la carne vacuna argentina. En total se enviaron 3.833 tn pp en enero de 2021, 53,0 % más que en enero de 2020. La facturación ascendió a u$s 26,5 M. En tanto, el precio promedio experimentó una caída de 9,4 % interanual y se ubicó en u$s 6.926 por tn pp.

Las ventas a Chile totalizaron 2.339 tn pp en enero de 2021 un 4,9 % del total y acapararon el tercer lugar. En relación a enero del año pasado se observó una retroceso del 26,3 %. El precio promedio de las ventas a este país registró una disminución de 10,9 % anual, quedando en un nivel de u$s 5.544 por tn pp. Según los registros oficiales, en cuarto lugar se ubicaron las ventas de carne vacuna a Brasil. En total, al principal socio del MERCOSUR, se enviaron 1.674 tn pp de carne vacuna un 3,5 % del total), 81,2 % más que en enero de 2020. Pero el precio promedio de estas ventas cayó a u$s 5.867 por tn pp. De esta forma, el valor total de las exportaciones a Brasil fue de u$s 9,8 M y resultó 26,0 % mayor al generado un año atrás.

Las exportaciones a Alemania sumaron 1.155 tn pp en el primer mes del año. En este caso se registró una caída de 31,0 % anual. Y por estas ventas ingresaron u$s 8,8 M, lo que representó una caída de 42,4 % interanual. La mayor caída del valor en relación al volumen se explicó por la disminución adicional del precio promedio, que fue de 16,5 % anual, quedando en u$s 7.640 por tn pp.

Luego de la desaceleración observada en el primer mes de año, en febrero el precio promedio de la hacienda en pie comercializada en el Mercado de Liniers experimentó un alza de 6,3 % promedio mensual y quedó 82,3 % por encima del promedio registrado en febrero de 2020. Pero el ritmo de avance del valor nominal de la hacienda terminada continuó siendo inferior al de la invernada. En los últimos dieciocho meses el segundo avanzó a una velocidad de 6,0 % equivalente mensual, mientras que el primero lo hizo a un ritmo de 5,4 % equivalente mensual.

En febrero de 2021 el precio promedio de la hacienda en pie llegó a $ 146,2 por kilo vivo, ubicándose 6,3 % por encima del nivel alcanzado en enero. En esta oportunidad, fueron los MEJ, las vaquillonas, los novillos y los novillitos los que exhibieron las mayores subas: 10,8 %, 8,5 %, 7,8 % y 6,4 % mensual, respectivamente. En tanto, las vacas y los toros mostraron alzas inferiores al promedio general, ya que sus precios subieron 5,1 % y 3,4 % en el último mes.

En relación a mayo de 2020, que fue cuando se levantó la ‘cuarentena’ más estricta, el precio promedio de la hacienda en pie se duplicó (aumentó 102,4 %). Esto implica que recuperó toda la baja observada entre marzo y mayo del año pasado, acumulando en la gestión del presidente Alberto Fernández un alza nominal de 88,7 % (vs. diciembre 2019). Asimismo, desde que se acentuó el proceso de huida del peso, a finales de abril de 2018,, el valor del kilo vivo experimentó un aumento de 427,9 %.

La suba del precio de la hacienda en pie en el Mercado de Liniers continuó siendo inferior a la del precio de la invernada. A partir de julio de 2019, cuando se abandonó la rígida política monetaria implementada por el Banco Central en octubre del año previo, elevada tasa de interés real, los productores recuperaron la atención por recomponer existencias, y este proceso se extendió hasta el presente, ya que el bien de cambio se convirtió en una herramienta para proteger el capital de trabajo. Entre julio de 2019 y enero de 2021 el precio de la invernada aumentó a un ritmo de 6,0 % equivalente mensual 186,5 % entre puntas) y el precio promedio de los animales comercializados en Liniers subió a un ritmo de 5,4 % equivalente mensual, acumulando un alza de 157,1 % entre julio ’19 y enero ‘21.

Durante febrero de 2021, en los mostradores de las carnicerías del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) en promedio los cortes vacunos registraron un aumento de sólo 1,1 %. De esta forma, el precio relativo carne vacuna/hacienda en pie cayó -4,9 % en relación al mes anterior y quedó ubicado en el mismo nivel de noviembre de 2020 y de diciembre de 2019. Hay que remontarse a 2010-2011 para encontrar un precio relativo igual de bajo. En tanto, el precio del pollo subió 5,7 % mensual y el promedio de los cortes porcinos aumentó 1,8 % entre enero y febrero del corriente año. En términos comparativos, en el segundo mes del año los cortes vacunos se abarataron, 4,3 % con respecto al pollo y 0,7 % respecto al promedio de los cortes porcinos.

Y cuando se contrasta con abril de 2018, las subas fueron de 290,1 % para el promedio de los cortes vacunos, 297,1 % para el pollo y 267,8 % para el promedio de los cortes porcinos. Esto implica que en los últimos treinta y cuatro meses, el precio promedio de los cortes vacunos avanzó levemente más rápido que el precio promedio de los cortes porcinos (+6,1 %), pero fue por detrás del precio del pollo (-1,8 %).

FAENA Y PRODUCCIÓN DE CARNE

En febrero de 2021 se faenaron 1,039 M de cabezas de hacienda vacuna. Esto implicó una recuperación, luego de las restricciones de abastecimiento que plantearon los conflictos gremiales de los transportistas en el primer mes del año. Los ingresos registrados en el Mercado de Liniers, corregidos por el número de días laborables, también indicaron un rebote respecto a los verificados durante enero pasado. La participación de las hembras en la faena total se mantuvo levemente por encima de 45%, en torno al límite superior del rango compatible con el sostenimiento del rodeo vacuno.

En el segundo mes del año la faena total ascendió a 1,039 M de cabezas de hacienda vacuna. En relación al mes anterior, se observó un rebote de 3,8 %, que se elevó a 16,8 %, cuando se consideran solamente los días laborables. En términos interanuales experimentó una suba de 2,6 %, que fue de 5,1 % al corregir la serie por el número de días laborables. Puesto en términos absolutos, el número de cabezas faenadas se incrementó en 25.950.

El nivel de actividad de febrero de 2021 se ubicó en el puesto Nº 14 entre los últimos 42 febreros. Por otra parte, cuando se lo contrasta con el promedio de los febreros de 1980-2020, resultó 3,9 % superior.

La faena de machos fue de 565,1 mil cabezas en el segundo mes del año. Superó en 5,2 % el número de febrero de 2020, lo que implica que se faenaron 27.942 machos más que un año atrás. A la inversa, se observó una retracción de 0,4 % anual de la faena de hembras, que quedó en 474,3 mil cabezas. En términos absolutos se registró una caída de casi 2.000 cabezas. En consecuencia, la participación de las hembras en la faena total descendió hasta 45,6 % (-1,4 puntos porcentuales respecto a febrero de 2020). Al igual que en enero, la faena de hembras se mantuvo levemente por encima del límite superior del rango compatible con el sostenimiento del rodeo vacuno.