EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Ahogan el negocio del biodiesel

La situación afecta a 30 empresas que sostienen 10.000 empleos en las provincias. Con el ajuste de los precios del biodiesel del 10 % publicados por la Secretaría de Energía de la Nación en el Boletín Oficial después de 9 meses de falta de respuestas ante desesperados reclamos, las empresas Pymes Regionales elaboradoras de Biocombustibles alertan que esta resolución NO alcanza ni para cubrir los costos de las materias primas.De esta forma, si no hay una rectificación inmediata, las empresas pasarán de estar paralizadas a transitar un proceso de reestructuración y cierre, con las suspensiones y despidos que eso conlleva.

Son 10.000 puestos de trabajo que generan más de 30 empresas, que en su mayoría están radicadas entre las provincias de La Pampa, Santa Fe, San Luis, Entre Ríos, Santiago del Estero y Buenos Aires, y que se encuentran en una situación terminal, a punto de cerrar y desaparecer.

Teniendo en cuenta que más del 80 % del costo de la producción del biodiesel proviene del aceite de soja, y que desde diciembre pasado a hoy registró un aumento del 30 % en dólares, y además el dólar tuvo un incremento del 30 % en el mismo período, la rectificación de tan sólo el 10% del precio de biodiesel NO permite cubrir los costos productivos, ni mantener en pie las plantas operativas.

Todas las empresas que forman parte de CEPREB (Cámara de Empresas Pyme Regionales Elaboradoras de Biocombustible) solicitan al Gobierno Nacional la urgente revisión para que la recomposición del precio del biodiesel esté en el orden del 40%,es decir, que sea suficiente como para mantener viva la industriay de esta forma, evitar una ola de despidos por el inminente cierre de la gran parte de sus plantas.

El sector de pymes regionales elaboradoras de biodiesel nace en 2006 cuando se promulga la ley 26.093, con una clara definición de Política de Estado que buscaba desarrollar los biocombustibles, dictando el corte obligatorio de los combustibles y promoviendo la diversificación de la matriz energética, el desarrollo de economías regionales, la sustitución de importaciones, la sustentabilidad medioambiental, el federalismo y el trabajo argentino.

Se trata de un caso de éxito, que surge como parte de un plan para federalizar la Argentina, y rediseñar un país más equitativo, desarrollando las economías provinciales. Por eso, 14 años más tarde, quienes integran CEPREB confían en que las máximas autoridades del país intervendrán haciendo cumplir la ley y de esta manera, mantener en pie los puestos laborales, la industria nacional y el progreso de distintas regiones, que necesitan desesperadamente ser escuchadas, ya que no se trata de una crisis, sino de la desaparición del sector.

Por ese motivo, los integrantes de la Cámara desde hace meses están a la espera de ser recibidos por las autoridades con el objetivo de entablar un diálogo que les permita llegar a una negociación que salve las empresas.