EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

La segunda precisión

La primera fue la de la agricultura. La segunda es la de la ganadería, en este presente. Los avances en el mundo no se detienen, con una geometría cada vez más veloz y detallada. En muchos términos la acepción toma nuevos alcances; no sólo porque la agronomía tenga la suya, sino que ahora es el turno del ganado…. De la mano de quienes, con tecnología, se ocupan de la precisión. Sorprende la irrupción de Bosch, que tradicionalmente se vincula a los autos. Manuel Recla, por la empresa, lo explica.

¿Cuál es la motivación de la compañía para entrar al negocio de agro?

Entendemos que el mundo enfrenta un desafío enorme para alimentarse, conforme la población aumenta. Para cubrir esa necesidad hay que optimizar los recursos gestionando con las mejores capacidades a nuestro alcance arribando a beneficios más deseables minimizando el impacto ambiental. Aquí entra en juego nuestro aporte, que con su minuciosidad contribuye a dichos objetivos siendo que se abre un espacio en donde la compañía aplica.

¿En cuántos países del mundo están presentes, a cuáles eligieron y porqué, para el desarrollo agropecuario?

Estamos presentes en más de 150 países. Los proyectos se conciben a escala global y la materialización se da en los lugares más fiables a los propósitos trazados por su evolución natural. En Sudamérica, por caso, hacemos pie con los sectores pecuario y del agro.

¿Cuál es la visión local que tiene del país su negocio? ¿Cómo lo percibe la casa matriz?

Existe fiel sintonía entre la casa matriz de Alemania y su filial Argentina en cuanto a la potencialidad y el interés que recaen sobre la visión del agronegocio, por su tremendo potencial. Hay que seguir el ritmo de las campañas con la aparición de las diferentes innovaciones para los ciclos que la naturaleza tiene en el campo.

El ganadero local, por su parte, y en la adopción de técnicas que prefieren destacar el aprovechamiento está menos favorecido que el brasilero. Porque el contexto no es menor: las políticas económicas locales de distintos gobiernos no contribuyen a una decisión más confiada para capturar las oportunidades que ofrecen esos progresos. Las reglas de juego son volátiles y cambiantes: exigen una mayor atención para la toma de resoluciones.

¿En qué ejes se destaca la estrategia frente al agro?

Entre varios proyectos destacamos dos: ganadería de precisión, y agricultura de precisión que es el sector con el que Bosch tiene acuerdo con una firma local por cuyo intermedio provee a los fabricantes de maquinarias.

¿Cómo describe a cada uno?

Para la ganadería, que se origina en Brasil y adonde ya está en marcha es para rodeos a campo abierto o bajo confinamiento. Aquí tendrá lugar para el año 2021. Centralmente, permite identificar y pesar individualmente a los animales que portan una caravana electrónica de alta frecuencia que facilita conocer su ganancia de peso diario y por lo tanto la efectividad de la dieta, administrando sobre todo el rodeo. Se evita el estrés animal ya que se mueven con entera libertad.

La operatoria separa entre donde se dispone el agua y la comida, a través de un corredor con una plataforma de pesaje que consta de una antena. Esto genera valores que pueden depurarse y crea algoritmos que sirven para evaluar la performance de la hacienda, que pasa entre 8 y 12 veces por día por una discreta plataforma de pesaje. El usuario lo recibe en su central con la lectura amena que aporta la disciplina del Big Data. La fidelidad del continuo seguimiento permite instrumentar alarmas que den cuenta y en tiempo real, por ejemplo, cuál animal pierde peso y cuándo, lo que sirve a anticiparse a problemas de salud o indicar umbrales que por su genética y resultados arriben a rindes superiores facilitando la acertada composición de un lote midiendo, entre otras variables, desempeños de expresión económica. La experiencia del ojo ganadero es enriquecida con datos concretos.

¿En el caso que trata a labranzas?

Se aumenta la eficiencia y el rendimiento de los insumos por medio de sensores y software que arriban a dosis variables de semillas que adaptan puntualmente al momento de la siembra, como también atender la fertilización. De esta forma se evitan gastos innecesarios en insumos y labores ahorrando tiempos que recaen en una productividad virtuosa sobre el establecimiento.

Como detalles se da cuenta de los mapas de prescripción que toman información del suelo y el equipo de siembra actúa de manera inteligente por automatizar su labor al optimizar la distribución de semillas de acuerdo con la fertilidad y las curvas del suelo. Activa cortes de líneas de siembra para evitar superposiciones en el trazo en que las semillas van delineando los surcos evitando su desperdicio, maximizando capacidades. El sistema tiene el nombre de IPS (Intelligent Planting Solution) y ya se comercializa a través de la empresa Siembra Neumática.

Actualmente Bosch, además, trabaja en profundidad con el desarrollo de las reseñas que elabora en una nube permitiendo arribar a nuevas conclusiones a través de un flujo de información que se transmite por el aire y con la computadora in situ se pueden hacer interpretaciones o correcciones sobre la marcha. Esos algoritmos detectan patrones de trabajo que se ponen a la orden del usuario. Pronto estará liberado al mercado.