EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Petróleo de la discordia

El Gobierno definió el valor del “barril criollo” de petróleo en u$s 45, mientras que el petróleo Brent, de referencia para la Argentina, cayó más de 63 % en un año, hasta los u$s26 que hoy promedia.

El Ministerio de Desarrollo Productivo a cargo de Matías Kulfas no prorrogó los incrementos del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y del Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC), que se actualizan trimestralmente según la inflación del INDEC del período inmediatamente anterior.

Los impuestos encarecen alrededor de $ 3 por litro, pero no se traslada a los surtidores. El incremento va a ser absorbido por las refinadoras, que hoy se encuentran beneficiadas por el histórico derrumbe del precio internacional del petróleo.

La restauración del «barril criollo» de petróleo es tema de agenda política y, en que el Estado inyecta cuantiosos subsidios para sostener el precio del crudo nacional, con el objetivo de garantizar la actividad local, las fuentes de trabajo y la supervivencia de las empresas y las inversiones, principalmente en Vaca Muerta.

El denominado «barril criollo» funcionó entre 2007 y 2015 como precio sostén para evitar que una cotización por debajo de los u$s 50 afectara las inversiones de las compañías que operan en el país.

En tanto, las ventas de combustibles en las estaciones de servicio cayeron hasta un 90 %. El precio del petróleo, como punto de partida y por carácter transitivo, hace estragos en sufridos consumidores finales, también, que nunca tienen precios accesibles o acordes a los eventos del mundo.