EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Cordón hortícola platense bajo estudio

El programa de cooperación regional para América Latina, financiado por la Unión Europea, promueve un desarrollo ambientalmente sostenible y resiliente al cambio climático para el beneficio de las poblaciones más vulnerable. Participarán Argentina y Colombia, y el cordón hortícola platense fue seleccionado. Lo llevarán adelante del INTA AMBA, el Instituto de desarrollo para la Agricultura Familiar Región Pampeana (IPAF) y el Instituto de Clima y Agua.

Para la INTA es importante conocer y robustecer la información meteorológica del territorio, a los efectos de poder dar pronta respuesta a las demandas y preocupaciones que presentan las unidades productivas que atendemos.

Los fenómenos meteorológicos adversos, como inundaciones o sequías existen desde siempre. Sin embargo, el cambio climático global ha generado un incremento en la intensidad y frecuencia de algunos de ellos, ocasionando impactos en los sectores productivos, ambientales, sociales y económicos.

En el contexto de estos conflictos globales, la Estación Experimental Agropecuaria AMBA juntamente con el Instituto de desarrollo para la Agricultura Familiar Región Pampeana (IPAF) y el Instituto de Clima y Agua (ICyA) del Centro Nacional de Investigación Agropecuaria (CNIA) del INTA, se encuentran participando de un programa de cooperación denominado EuroClima+ Resilientes (EUC+ Resilientes).

El trabajo consiste en generar un diagnóstico de las percepciones de las unidades productivas familiares, en relación al peligro y la amenaza frente a la señal climática, por ejemplo, precipitaciones más intensas y excesos hídricos; el grado de exposición de los diferentes sistemas productivos de las comunidades; la vulnerabilidad y sensibilidad intrínseca expuesto al peligro y la capacidad adaptativa del mismo, para determinar el riesgo climático de las familias productoras, en el cinturón hortícola de La Plata.

El diagnostico de las percepciones de las familias permite identificar los puntos críticos y, a su vez, cotejar la información primaria con los datos meteorológicos observados. Asimismo, y a partir de las medidas de adaptación seleccionadas por área técnica de trabajo, se espera identificar las estructuras, herramientas y tecnologías que permitan implementar estas medidas, a la vez de poder seleccionar indicadores de evaluación y monitoreo e indicadores de implementación sobre las familias analizadas.

En este sentido las técnicas expresan que: “Desde el AMBA y en conjunto con el Instituto de Clima y Agua nos sumamos a este programa, contribuyendo desde nuestro saber científico. Algunas de las preguntas que nos guían en esta actividad son: ¿Hay concordancia entre el relato de los productores del cinturón hortícola de La Plata y los datos meteorológicos? ¿Cómo los cambios o variabilidad en el clima pudieron afectar la actividad hortícola? y ¿Cómo estos cambios podrían afectar en el mediano y largo plazo a dicha actividad? ¿Qué aportes técnicos y/o materiales podemos brindarles a las familias y cómo podemos monitorearlo?”

Finalmente, consideran que las estrategias diferenciadas por temática que propongan los distintos grupos de trabajo, permitirán encontrar alternativas para mitigar los efectos y aumentar la resiliencia y las capacidades de adaptación, frente a la vulnerabilidad manifiesta ante los eventos meteorológicos extremos, en las familias productoras del cordón hortícola del Gran La Plata