EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

El rumbo de los mercados

China sigue sin aparecer por EE. UU. para comprar soja, luego de la firma del acuerdo de enero último. Eso sí, va a Brasil a comprar, aunque en menor medida. Según el último informe de la Consultora PBY Agro, en el 2020 China compró 4.682.000 toneladas, un 26 % por debajo del año anterior para esta misma época. La mejora de la situación con respecto al problema del coronavirus trae esperanza para que por fin los chinos cumplan con lo firmado en el acuerdo.

El informe del USDA presentado durante la quincena mostró existencias finales superiores en 3,6 M de toneladas respecto del informe anterior, producto del aumento en las estimaciones de producción de Argentina y Brasil. Justamente para este último la CONAB también incrementó su estimación de producción. Con el real depreciándose con respecto al dólar y el gran volumen de producción esperada, Brasil es el principal obstáculo para la soja norteamericana. El problema del coronavirus, que sigue pesando en el mercado, y la fuerte caída del petróleo le dieron a la oleaginosa el golpe de knock out para semejante baja. No obstante, la seca que vive nuestro país, la mejora que pudiera esperarse en el problema sanitario que aflige al mundo que podría implicar que China cumpla su pacto con EE.UU. son datos que dan cierta esperanza. Es momento de mirar calls.

En Argentina, la soja mayo cierra la primera quincena de marzo en MATba/ROFEX con una baja del 0,7 %. En el mercado local, los valores disponibles se ubicaban sobre Rosario en u$s 220 y continuando la tendencia bajista ante el panorama mundial y contra el pase marzo/mayo-2020. La segunda quincena de Febrero el mercado disponible cayó u$s 27, y da pauta de acentuar más esa caída en busca del precio Mayo.

Algunos dicen que “estamos cerca del piso”, otros decimos “espero que sea el piso”. Los factores que afectan al mercado son de tan variado origen, que consideramos que decir piso, rebota o caerá, son dichos arriesgados. Lo que estamos viviendo no lo hemos vivido con tantos frentes que impactan sobre el mercado al mismo tiempo. La fuerte caída del mercado disponible estaba prevista, iba a buscar el valor mayo y a cada semana queda más cerca el mes de mayo. Por su lado, cuando miramos la última quincena con la estrepitosa caída del mercado internacional, aquí está más que bien, cayendo solamente 0,7 %. La opción en el MtR de julio y noviembre puedan calmar los miedos de más bajas y los Call en Chicago son algo a analizar mirando hacia adelante. Recuerde: estar cubierto es tener un seguro de precio, NO estar vendido.

Los precios del maíz, por otra parte, se han defendido bastante bien ante la depresión que reina en el mundo. Está mejorando el nivel de ventas desde los EE. UU., hay una fuerte demanda interna para alimento animal y Brasil está exportando un 53 % menos que el año pasado para la misma época producto de una menor oferta y de elevados precios internos. Es cierto que el volumen de exportación se lo da la zafrinha, pero por ahora viene complicada sumado a la seca que azota al sur del país. Lo que le juega en contra al cereal es la fuerte caída de los precios de energía, el posible incremento de siembra y stocks, que comenzaremos a descubrir a fin de mes con el informe del USDA, y un target de exportación inferior al promedio de los últimos cinco años.

Para el USDA todo sigue igual que el mes anterior en cuanto a sus estimaciones para EE. UU. y el mundo. La incertidumbre es hacia donde dispararán los precios, por eso lo mejor es cubrirse.

En el mercado local, el maíz cierra la primera quincena de marzo en MATba/ROFEX con subas del 4,7 % para la posición Abril/20. El mercado disponible volvió a caer, y ahora en forma significativa de u$s 146 que cotizaba al cierre de la segunda quincena de febrero a los u$s 135hoy, baja de u$s 11 en quince días. Por su parte en el mismo período la posición abril/20 ganó u$s 6,50 -de u$s 137.5 a u$s 144.0- y julio/20 ganó u$s 4.2 -de u$s 130.5 a u$s 134.7-. Decíamos en informes anteriores previendo la baja del mercado disponible, convergiendo hacia abril/20, eso sucedió, pero más profundo aún ya que cayó por debajo del valor de abril/20.

Si bien la posición Abril perforó los u$s 145, no descartamos que en el corto plazo los recupere, del mismo modo que recuperó de los u$s 136.20 del 27/2 a los u$s 140.5 actuales y, llegando a u$s 144. El alerta está dado ya que dentro de las caídas de todos los mercados el maíz logró esquivarlas y, la pregunta es si ¿aguantará?

Es un mercado que hay que buscar, las opciones en el MtR casi no operan, pero hay que buscarle novio a las necesidades que pueden ayudar a transitar más tranquilos las incertidumbres actuales, y recuerde tener una cobertura de precio no es estar vendido.

TRIGO

El buen ritmo de exportación que venía mostrando EE: UU. se frenó producto del fortalecimiento del dólar. Si bien aún es un buen volumen comparado con años anteriores, lo cierto es que los informes semanales son desalentadores. La depreciación del rublo y la manifestación del Ministerio de Agricultura de Rusia de que no habría cortes en los cupos de exportación, no ayudaron a las cotizaciones del cereal que siguen cayendo. El aumento de las exportaciones del trigo francés y la mejora que tendrá Australia de llegar la niña completan un escenario poco promisorio para el trigo. Sin complicaciones al frente y en medio de un mundo complicado la esperanza de ver mejoras se apacigua. Argentina El trigo cierra la primera quincena de marzo en MaTba/ROFEX con una baja del 3.4% para la posición julio Rosario. El mercado disponible cerró en u$s 195 Rosario, u$ 200 Bahía Blanca y u$s 190 Necochea.

Seguimos observando que el sector exportador está en retirada del mercado local. La industria molinera sigue siendo la gran animadora. Sostenemos lo dicho en los últimos informes: Entendemos que asistiremos a un mercado sostenido a lo largo del año, donde el principal enemigo del precio al productor son los precios cuidados, ya que han sido estos y siguen siéndolo los causantes que el valor de la industria no haya trepado más alto al encontrarse con el final de la cadena condicionado por los precios máximos pactados.