EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Aparece nueva cosechadora

De entre el sobrevuelo de los lotes por los campos argentinos se puede ver un modelo nuevo de cosechadora mediana con grandes rendimientos operativos.

Nada mejor que entrar al mundo Claas por una Tucano. Se trata de cosechadoras de alta tecnología, gran capacidad de trabajo y el menor consumo de combustible del mercado, todas características que se ajustan a las necesidades de productores con grandes aspiraciones.

La garantía de calidad de la marca adquiere su máxima expresión en una de las cosechadoras más competitivas del segmento de máquinas medianas. A pesar de su porte, Tucano cuenta con un motor Mercedes Benz Tier 3, que en el caso del modelo 560 alcanza una potencia máxima de 299 HP, mientras que en la versiòn 570 llega a 326 HP y cuenta con una ventaja diferencial respecto a la competencia: es la máquina que consume menos litros de gasoil por hectárea cosechada.

Con un peso de 14.200 kilos, uno de los más livianos del mercado, este modelo puede utilizar neumáticos de 800 mm y 900 mm de alta flotación con un ancho de transporte que no supera los 3,80 metros. Esto le otorga una mejor distribución de su peso y una mayor estabilidad a la máquina, ejerciendo así una menor compactación del suelo. Además, siempre avanza de forma óptima tanto en carretera como en campo, incluso en condiciones difíciles de cosecha. Y es uno de los pocos modelos que tiene radiales en el tren trasero, a diferencia del resto que utiliza neumáticos convencionales.

Otro punto a favor de la Tucano es el sistema APS, que consiste en dos cilindros de trilla y el revolucionario “ROTO PLUS” para la separación de los granos. Las dos tecnologías sumadas forman un sistema híbrido, que puede funcionar en distintas velocidades: puede trillar lento y separar rápido, o lo inverso. En Claas se combinan ambos sistemas en una máquina, ofreciendo una mayor eficiencia en la recolección, más limpieza y un incremento del rendimiento de hasta 20% con el mismo consumo de combustible.

Con una tolva de 9.000 litros, un tubo de descarga rápida (105 litros/segundo) y diseñada para todo tipo de cultivos, la Tucano también ha sido pensada para que hacerle más fácil la vida al operario. Mucho más intuitiva que sus competidoras directas, todos los procedimientos y operaciones suelen ser sencillos. Una sola persona, por ejemplo, puede cambiar fácil y rápidamente los cóncavos de trilla, una operación que se vuelve fundamental para aquellos productores o contratistas que a la mañana pueden estar trabajando sobre un lote de maíz, pero por la tarde deben cosechar otro con soja. En tanto, el tanque de grano plegable desde la cabina le permite al operador cambiar de lote o subirla a un carretón en menos de tres minutos.

A eso se suma todo el equipamiento Easy que ubica a las Claas en el segmento de las cosechadoras más eficientes, automatizadas y avanzadas del mercado: piloto GPS, mapeo, Auto Contour y Telematics. Este último permite monitorear desde el celular o la PC información básica como cuánto se ha cosechado en el día, eficiencia de la máquina por hora, cantidad de combustible consumido, cantidad de descarga de la tolva, porcentaje de humedad de grano, o área exacta cosechada, entre otros aspectos.

Además, con el nuevo sistema Cebis el operario posee un cómodo acceso a todas las funciones de la máquina a través de una pequeña pantalla táctil. Con sus ajustes predeterminados y automáticos, el manejo de la Tucano es posible casi sin conocimientos previos y de forma muy intuitiva. La silueta de la cosechadora que aparece en el área principal de la pantalla muestra continuamente los ajustes para todas las áreas principales de la cosechadora, como la velocidad del rotor y del ventilador, la humedad del grano y el nivel de llenado del tanque de grano. De esta manera, el operario se puede concentrar al máximo en el cabezal y el flujo, sacando el máximo provecho de la cosechadora.

La comodidad y confort de la cabina es otra de las marcas registradas de Claas y no podía faltar en los modelos Tucano : aire acondicionado, calefacción, impresora a bordo, lector de chip card, heladera, espejos retrovisores eléctricos y todo lo que operario necesita para hacer mejor y más sencillo su trabajo.

Por último, la Tucano 560 tiene la particularidad y orgullo de haber sido diseñada en nuestro país. Se trata de un proyecto que arrancó hace casi diez años y demandó una inversión de 7 millones de euros. El 40% de los componentes de la cosechadora son de fabricación nacional, como la plataforma de trilla, el esparcidor, llantas, neumáticos y sinfines. Y el mercado respondió con una excelente aceptación, ya que posibilita acceder a las comodidades y máxima tecnología en agricultura de precisión que cuenta su hermana mayor: la Lexion.

Esa fue justamente la idea original de Claas al concebir las Tucano : pelear por esa gran porción del mercado representada justamente por productores de menor escala, que a la vez pueden ofrecer también servicios de contratistas. Con un rango de potencia que va entre 280 y 378 CV, el segmento de cosechadoras clase 6 y 7 es uno de los nichos más dinámicos y competitivos del mercado nacional donde se concentra gran parte de las ventas domésticas.