EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Semillas bajo congreso calificado

Tiene lugar en Buenos Aires el 7° Congreso Internacional de Semillas de las Américas, que integra a las asociaciones y organismos reguladores de los países del continente en torno de la industria de las semillas. El evento se lleva a cabo hasta el miércoles 11, bajo el lema “Promoviendo el negocio de semillas en las Américas”.

El Congreso Internacional de Semillas de las Américas se realiza en Buenos Aires bajo la premisa de destacar la innovación y el conocimiento de la genómica. Reúne a las asociaciones nacionales de las Américas, desde Canadá a Argentina. Es la segunda vez que se realiza en nuestro país, con la asistencia calificada de 350 participantes” de más de veinte naciones.

El evento dará la posibilidad de acceder a los nuevos adelantos tecnológicos, y a los últimos acontecimientos referidos a los marcos regulatorios del sector.

Para Alfredo Paseyro, Director Ejecutivo de Asociación Semilleros Argentinos (ASA), en las jornadas se tratarán “los avances en innovación y conocimiento en la genómica. Argentina tiene conocimientos, trayectoria e historia que pocos países tienen en América”, apuntó.

Añadió que la agenda prevé tratar “cómo dar protección a toda esa innovación y propuesta intelectual” y mencionó además a que “los sistemas y marcos regulatorios que rigen esta actividad y el eje de la sustentabilidad económica, tecnológica y ambiental”.

Los principales objetivos de la Asociación de Semillas de las Américas son promover y apoyar el desarrollo, la comercialización y el libre movimiento de semillas en las Américas y abogar por una legislación y un marco regulatorio en la materia que pueda garantizar los derechos de propiedad intelectual.

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, estuvo presente y, aseguró que «vamos a seguir sentando los consensos para lograr una legislación y un marco regulatorio que permitan asegurar al productor agrario la identidad y calidad de la semilla que adquieren y por otro, proteger la propiedad de las creaciones fitogenéticas», al participar de la apertura del Congreso de Semillas de las Américas.

«Nuestros objetivos son paralelos a la Asociación de Semillas de las Américas, desde el Estado también buscamos un mismo horizonte: la promoción del desarrollo, el fortalecimiento de la comercialización y la transferencia tecnológica», señaló Etchevehere al repasar los puntos en común con esta organización no gubernamental que representa los intereses de la industria de semillas de todo el continente, desde Norteamérica hasta el sur argentino.

Asimismo, el titular de la cartera agropecuaria nacional destacó que «a la fecha hay 59 autorizaciones de eventos aprobados en Argentina desde el año 1991 que se creó la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (CONABIA). De ellos 24 fueron durante estos años de gestión del presidente Mauricio Macri, entre los cuales 17 fueron durante mi gestión».

«Con hechos hemos demostrado que no le tememos a los avances tecnológicos. Por el contrario, los defendemos y los estimulamos. Tenemos la firme posición de defender la biotecnología para alimentar al mundo. Y todo esto sin ideologías sino basados en la ciencia. Hemos dejado de titubear como país e incorporar las últimas innovaciones como la edición génica. Queremos seguir ofreciendo al mundo el valor de nuestros desarrollos en semillas», afirmó Etchevehere, quien estuvo acompañado por el jefe de Gabinete del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, Santiago del Solar.

Por su parte, el Director ejecutivo de la Asociación de Semillas de las Américas (SAA), Diego Risso, destacó que «buscamos generar un espacio de discusión entre los privados y las agencias estatales pensando en facilitar el comercio protegiendo la sanidad de los países. A la vez es una oportunidad para la puesta a punto sobre los marcos regulatorios».

Luego fue el turno de la Asociación Semilleros Argentinos (ASA), con la voz de Alfredo Paseyro, quien resaltó que «Argentina invierte el 1.4 % del PBI en investigación y desarrollo. Nuestras empresas y el sector semillero, invierten el 9 % de la facturación. Todos con el mismo objetivo que es entregar la mejor semilla al mundo. Nada tiene sentido si nuestro producto no llega al productor».

Para finalizar, el presidente de ASA y representante de la Asociación de Semillas de Canadá (CSTA), Scott Horner, destacó que «trabajamos para ser la entidad referente, que con voz unificada, representa todos los intereses comunes de la industria de semillas en las Américas».

Por su parte, el jefe de Gabinete del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, Santiago del Solar, sostuvo que «se implementó un sistema de control con el SISA que, gracias a compartir información entre las agencias del Estado se reduce la burocracia y se mejoran los controles».

Sin embargo, pesa la deuda pendiente de una Ley de semillas actualizada a este tiempo bajo nuevos conocimientos, ante una gestión de gobierno empática con el agro, y un gabinete de Agricultura absolutamente afín a los productores.