EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Forrajes, clima y economía

La primera edición del año de con el objetivo de que los asistentes se lleven herramientas para lograr mayor productividad con dinámicas de picado, henificación, embolsado, extracción y pulverización, por una parte. A su vez con disertaciones sobre manejo de malezas, alimentación animal, confección de silajes, inoculación, clima y economía, Claas Argentina, junto a KWS Argentina, BASF, y otras compañías del sector, volvió a demostrar que el camino es compartir conocimiento en condiciones reales de producción.

“Estamos en plena campaña de picado de maíz y esperamos muy buenos rendimientos a nivel nacional”, vaticinó Federico Sánchez, de INTA Manfredi, para recordar que “es muy importante ser previsores en años buenos como este, donde tenemos la oportunidad de picar maíces con buen aporte de granos y hacer reservas no solamente para todo el año, sino hasta tres o cinco meses más”.

Sánchez hizo varias recomendaciones. La principal, que el productor se encuentre presente en el lote al momento del picado. “Es fundamental observar el trabajo que está realizando el contratista en cuanto al largo del picado, que haya un corte neto de la fibra, evaluar el crackeo de los granos, o si hace falta un afilado de cuchillas”, aseguró el especialista.

Usar un cracker con 40 % de materia seca repercute en un mayor consumo de combustible, respecto de entre 10 % y 20 %, pero hay que verlo como una inversión, porque se aprovecha al máximo el cultivo y se logra una fuente de fibra y energía que deriva en un aumento de la producción. Está disponible una tecnología que permite el procesamiento de granos hasta longitudes máximas de 22 mm, logrando así dietas equilibradas con fibra de alta calidad.

La máquina, que en las próximas semanas será además la picadora oficial en Expoagro, posee un sistema de afilado de cuchillas ajustable desde la cabina, puede medir automáticamente la longitud de corte en función de la materia seca y es la única del mercado que cuenta con acople rápido del cabezal y accionamiento de velocidad constante o variable. Previamente, otros dos equipos de Claas habían sorprendido al público por su amplia capacidad de trabajo en un lote de alfalfa. Se trata del tándem conformado por el tractor Axion 930 con el Disco 1100 RC de tres cuerpos, y el rastrillo giroscópico Liner 3600.

La alfalfa de KWS -Mecha, grupo 9, sin latencia invernal- había tenido varios contratiempos producto de la caída de granizo en diciembre y los anegamientos que tuvieron lugar en la zona por las fuertes lluvias durante el mes de enero con más de 350 milímetros. Ante esta problemática, Gastón Añez, representante del semillero, reveló algunos secretos para evitar mayores pérdidas en este tipo de situaciones: “La recomendación principal es no sembrar alfalfa sobre alfalfa y tratar de rotar a otros lotes. Porque la alfalfa es un cultivo que presenta un fuerte exudado de toxinas de sus raíces, lo que puede llegar a generar problemas para el cultivo posterior”.

BASF, por su parte, planteó las nuevas tecnologías que ofrece el mercado para el control de malezas. Mauro Mortarini, expresó que “la agricultura en Argentina está experimentando un cambio que trae aparejado el aumento de costos, que se han duplicado de u$s 45 a u$s 80 ó u$s 100 por hectárea”. El asesor sostuvo durante la segunda parada a campo que no se puede seguir manejando una agricultura netamente basada en estrategias químicas, con el glifosato a la cabeza.

Existen otras opciones, como la combinación con suplementos, que permite balancear las fluctuaciones que ocurren de manera estacional en la oferta forrajera, o a través de la estrategia de encierre. En este último aspecto, Irene Ceconi, del INTA Villegas, señaló: “Los terneros livianos son la mejor categoría para encerrar porque consumen menos kilos de alimento y son más eficientes en convertir ese alimento en peso vivo”.

Al cierre, dos temas que preocupan a todos: el clima y la economía. En el auditorio de Claas en Ameghino, el meteorólogo Leonardo De Benedictis, presentó la tendencia climática que se espera para este año. “Estamos ante un fenómeno El Niño que recién comenzó a manifestarse en febrero, cuando generalmente lo hace en septiembre/octubre. Un evento Niño tan tardío no se dio muchas veces en la historia y eso genera mucha incertidumbre”, resumió el especialista. Sin embargo, trató de dar algunas pistas sobre cómo podrá ser la tendencia climática a lo largo del año: “Se estima que va haber una menor cantidad y frecuencia de heladas, que se iniciarán a partir de mediados o fines del mes de abril. En tanto, la mayor actividad y caudal de lluvias se van a empezar a producir a mediados de otoño o incluso en invierno”.

En el análisis económico, para Claudio Zuchovicki, la Argentina “ya chocó” el año pasado con la disparada del dólar y la devaluación. “Ahora lo que el Gobierno va a intentar es que la divisa estadounidense no se aprecie nuevamente”, consideró. Igualmente, según su análisis, aún quedan muchas tareas por llevar adelante para bajar la tasa de interés y reactivar la alicaída economía del país. En ese sentido, vaticinó que sea quien sea el ganador de las próximas elecciones y futuro presidente, deberá encarar tres transformaciones indispensables para que Argentina vuelva a la senda del crecimiento: la reforma laboral, previsional y fiscal. a