EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Comienza campaña de trigo

Con el crecimiento de la superficie sembrada a más de 6 M de has, volverá a subir la inversión de los productores en el cultivo, mientras que la cosecha de soja ya está en la recta final.

Empezando por el barbecho con control químico, el lote queda limpio de malezas. Los herbicidas de amplio espectro se complementan con el glifosato. Por ejemplo, los hormonales como el 2.4D y el dicamba, que en el caso de la Red Surcos son el Dédalo -400 veces menos volátil que un éster- y, el Cowboy, ambos elaborados con nanotecnología, recomiendan desde la empresa.

Adicionalmente, se trata de tecnologías innovadoras, por su bioeficacia y biodisponibilidad. La primera indica que, por ser elaborados con nanotecnología, requieren la mitad de principio activo que las formulaciones tradicionales, mejorando su impacto ambiental con mayor beneficio sobre los resultados, porque está más disponible para actuar sobre la maleza, ya que sus partículas más pequeñas generan una mayor superficie de contacto sobre ella.

A los problemas de todos los años, en éste, con un otoño particularmente lluvioso, se le está agregando una explosión de nacimientos de gran cantidad de especies de malezas, que requieren un control muy preciso, aconseja el Ing. Agr. Enrique Fernández, de la Red Surcos.

La presencia de malezas gramíneas resistentes, como el raigrás, en muchas zonas, requieren graminicidas.

En muchos casos, los productores encaran los barbechos más largos, ya no para el trigo, sino para los cultivos de verano. “Hoy, en la mayoría de las situaciones, los productores deben mezclar productos, desde dos hasta tres o cuatro, porque cada lote es diferente y tiene su propio combo de malezas. Y allí hacemos otra gran diferencia, porque todos nuestros productos con nanotecnología se pueden mezclar entre sí sin temor a que se corten”, agrega el hombre de Red Surcos.