EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Estrategia para la cebada cervecera

Mientras crece la demanda global y decrece la cosecha de cebada cervecera, la Argentina es el único país, junto con Australia, con capacidad para incrementar su producción y abastecer al mercado mundial en contraestación. El tema será debatido el 10 y 11 de mayo en Mar del Plata, en el marco del congreso «A Todo Trigo».

La producción de cebada en Argentina supera en promedio las 3 M de toneladas. De ese total se exportan más de 2 M. Aunque el mercado global ronda las 25 M de toneladas y la participación del país es proporcionalmente mínima, la Argentina es uno de los pocos productores del Hemisferio Sur con capacidad para exportar.

“En lo que respecta a cebada, la presencia más fuerte de Argentina se da en el mercado cervecero, con un market share que ronda el 25 % si no se tienen en cuenta las FAQ australianas. Mientras que en cebada forrajera se alcanza apenas un 6 % de la participación”, asegura Leandro Pierbattisti, asesor de la Federación de Acopiadores.

“Los precios de cebada forrajera han sido muy buenos y la gente está muy entusiasmada con ese tipo de producto. Argentina tiene más parte del mercado total en el sector cervecero que en el forrajero. El mundo pide cada vez más cebada cervecera porque hay mercados como el africano donde el consumo está aumentando de manera importante. De acá al 2025, se estima que habrá 1,8 M de toneladas más de capacidad industrial de malta, de manera tal que la demanda internacional suplementaria de malta deberá ser inexorablemente suministrada a través de un aumento en la producción de cebada cervecera”, indica Pierbattisti, al adelantar algunos de los aspectos más importantes que se abordarán en el próximo congreso “A Todo Trigo”.

El especialista explica que nuestro país tiene la posibilidad de generar mayores oportunidades comerciales al estar ubicado en el Hemisferio Sur donde, salvo Australia, no hay oferentes que puedan cosechar cebada cervecera en cantidad para abastecer el mercado mundial. “Aunque ese factor también tiene una contra, que es la lejanía de los países centrales del Hemisferio Norte en términos de flete”, aclara.

El gran comprador sigue siendo Arabia Saudita, un cliente estructuralmente presente en plena cosecha argentina, lo que resulta muy positivo para los productores. Por otra parte, China en los últimos años se ha convertido en el segundo importador mundial de cebada forrajera, conservando a su vez el primer podio de importador mundial de cebada cervecera. El país sigue sin venderle ningún tipo de estos productos a China.