EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Clásico ganadero

En los próximos meses vuelve a escena el clásico ganadero en que el ganado tiene alta oferta -gordo e invernada- y, precios a la baja. Las reservas de pasto juegan un rol clave. Así, es probable que por unos meses aumente la faena entre un 5/10 %, que bajen los precios reales del gordo y de la invernada y que durante ese período crítico suban al mismo tiempo el consumo y la exportación. Si el invierno es benigno, estos efectos se moderarán, pero si es frío y seco puede agravarse.

Cuanto más duro sea el invierno mayor será el rebote –en la baja de oferta y en la suba de precios- al que asistiremos luego. Los criadores podrían esperar ya para septiembre-octubre una recuperación en los precios de la invernada mientras que el gordo deberá esperar unos meses más, hasta que termine de salir de los feedlots toda la hacienda que se encerrará en los próximos meses.

Estrategias de corto plazo con pastoreo de maíz, sorgo, soja o girasol, sino es anticipando un adelanto de los recursos ensilados o de rollos cuyo uso estaba previsto para más adelante. Se trata de aprovechar los cultivos fallidos y de ir ganando kilos para poder vender los animales lo antes posible con el peso mínimo de faena. Muchos de los que hacen novillos en los próximos meses venderán más liviano que lo acostumbrado.

A corto plazo los criadores adelantan los tactos y apuran la vacunación para sacar los destetes más livianos que hace un año, todavía están en buen estado.

Es de esperar con este panorama a que tengamos en los próximos dos meses una altísima oferta de invernada, este año será contados los criadores que podrán retener el destete para vender escalonado o para recrían o para sacar un ternero más pesado fuera de estación.

El criador está vendiendo o va a vender una proporción muy alta de su destete y muchos que tienen terneros y maíz prefieren vender la invernada y guardarse el maíz cuyos precios creen que puede seguir escalando el próximo invierno.

Los feedlots están ocupados un 6 % por encima de lo que fuera hace un año antes, con demanda ágil. Cuanto más avance el destete y los corrales se vayan llenando, mayores serán las posibilidades de que el feedlot le ponga precio y plazo al ternero.