EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Viene el Censo Nacional Agropecuario

Los grandes protagonistas vuelven al ruedo -los productores y, los datos que generan-, con un antecedente de 2008 desdibujado por el impacto de la Resolución 125 a manos de un gobierno que hostigaba al sector generando enorme desconfianza en el campo. Ahora, con el diálogo y la confianza restablecidas, el Censo Nacional Agropecuario que va de septiembre a noviembre de este año, pondrá en orden datos para una política más fiel.

La persona que ejecuta el censo in situ tiene por desafío elaborar datos verídicos y precisos de lo que necesita la cooperación por parte del productor, que a su vez debe entender que el aporte real de la información permite mejores intervenciones y políticas que brindarán oportunidades nuevas atenuando vicios.

Registros productivos agropecuarios de rindes, variables económicas y financieras de la empresa agropecuaria y conocer algunas precisiones agronómicas como rindes y contingencias climáticas que, junto a nuevas tecnologías abre una aceleración de información de la mano de Big Data.

La última información más completa fue la de 2002 con una metodología obsoleta, en perspectiva. Hoy, se cuenta con una informática de avanzada con nuevos conceptos y características agro productivas y herramientas ágiles que facilitan los procesos para auditar.

Según el INDEC, el organismo encargado del registro el Censo Nacional Agropecuario permite recopilar datos sobre las características principales  de la estructura organizacional y productiva del sector agropecuario y forestal. Sus resultados describen las características básicas de la actividad, en todas las explotaciones agropecuarias del país, las variables económicas y financieras de esas empresas. A su vez, da a conocer cuantificar las formas de organización en detalle que tiene este actor social.