EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Perspectivas ganaderas y de carne

El comercio internacional de carne es de 9 M de t y se espera aumente un 3 % en 2018. El 65 % de las exportaciones mundiales de carne se divide entre cuatro países: India, Brasil, EEUU y Australia.

Para el año 2019 se espera estabilidad en la economía mundial en que China continuará el crecimiento, pero a tasas decrecientes. Mientras, la Unión Europea se recupera de la crisis y los países petroleros -demandantes de carne- tienen perspectivas de mejora del precio del petróleo.

El análisis dado a la prensa por AACREA da cuenta de que la importación de carne está más atomizada y es explicada por nueve países que concentran más del 70 % y, que son EE.UU, China, Japón, Rusia, Corea del Sur, Unión Europea, Hong Kong, Egipto, Chile. Argentina tiene cerrado el acceso a tres de ellos, EE.UU, Corea del Sur y Japón, que son mercados de alto valor. La apertura de estos mercados comprende inicialmente el visto bueno sanitario, y luego reducir los aranceles que alcanzan valores del 40 % y 39 % para Japón y Corea del Sur, respectivamente.

China es el gran traccionador del mercado internacional de carne. Hoy Argentina le vende carne congelada a u$s 4200/t, además de carne enfriada sin hueso, ovinos de la Patagonia y todas las formas de producción de carne ya tienen acceso recientemente autorizadas. Quedan pendientes negociar reducciones de aranceles que en la actualidad están a 12,5 %. Se espera que en el 2018 Argentina pueda colocar más carne en este mercado. La Unión Europea tiene potencial de crecer en 5 mil t respecto al 2017, al igual que Chile con 4 mil t. En total, se espera que las exportaciones nacionales crezcan un 16 % respecto al 2017, llegando a las 350 mil t equivalentes carcasa.

Con relación al mercado interno se espera para el 2018 fortalecer el consumo y la demanda de carne vacuna. Las perspectivas del negocio agrícola han caído frente a la última campaña. El precio esperado del maíz para la próxima campaña tiene una tendencia decreciente debido a stocks altos en los principales países exportadores como EE.UU, Brasil y Argentina con perspectivas de una buena cosecha en Sudamérica.

Para 2018 se prevé un valor sostenido de los animales a faena, con posibilidades de suba del 1 al 4 % en términos reales. El fundamento de esta proyección es la alta correlación existente entre precio y total faenado para los últimos 14 años. La producción de carne vacuna proyectada para este año es de 2,80 mil t equivalente carcasa, una cifra 2 % inferior a la registrada en 2017.

Quedan tres cuestiones que sustentan esta estimación. La primera explicación se relaciona a que durante los dos últimos años se faenaron el 100 % y el 106 % del stock de novillos y novillitos existente al inicio de cada año. Esto sucede porque la duración de las invernadas se ha cortado al punto de que se faenaron machos a una tasa mayor o igual de la que se produjeron los terneros. La segunda cuestión es una reducción del stock de machos con respecto a 2017 de entre 300.000 y 400.000 cabezas. En tercer lugar, se espera que la faena de hembras aumente por una moderación de la retención. La tasa de extracción de hembras proyectada para 2018 es de 18 %; inclusive se podría llegar hasta el 19 % sin comprometer al stock bovino actual. En el 2017 la tasa de extracción de hembras fue de 16,8 %.

La historia muestra que desde el 2010 el precio del novillo ajusta de a “saltos”, pasando por picos y valles. Esto en el marco de un mercado interno firme en demanda y una oferta ajustada. La muy alta tasa de extracción de machos puede favorecer que el 2018 sea un año de salto de precio; sin embargo, este efecto puede ser aplacado por el aumento de la oferta de hembras en la faena.

En referencia a la invernada, es importante destacar que en general el precio del ternero tiene una débil asociación con la cantidad de terneros que se destetan por año. Sin embargo, el precio a la zafra está fuertemente correlacionado con el precio del ternero de noviembre del año anterior. A partir de esta relación, es esperable un incremento de 4 % en el precio del ternero respecto al año pasado.

Por último, en términos generales los asesores de las diferentes regiones CREA, ante estas proyecciones están esperando un incremento de los costos superior al del precio de la hacienda lo que resulta en márgenes más ajustados. Las oportunidades las perciben en las relaciones de precios en general aún positivas para la ganadería y en una buena relación carne-maíz aunque hay que estar muy atentos a trabajar en las eficiencias internas. Asimismo, la mayoría de las regiones advierte como una fuerte amenaza lo que pueda suceder con el clima, potencial generador de un aún mayor incremento de los costos.