EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Ruidos por importación de vino

En la controversia sectorial que se ha desatado en torno a la importación de vinos, Bodegas de Argentina, sentó su postura frente a declaraciones que se han hecho desde algunos ámbitos políticos y sectoriales sobre la importación de vino.

“Ante la situación adversa de dos cosechas anormalmente escasas, que redujeron el stock de vino, socios de Bodegas de Argentina, se vieron forzados desde fines de 2016 a importar vino para garantizar el suministro del mercado interno y preservar el vino argentino para el mercado externo que tanto esfuerzo costó conquistar. Dichas importaciones han cumplido con las normativas nacionales e internacionales vigentes, las cuales fueron controladas en todos los casos por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV). En la medida que se ha incrementado la oferta de vino en el mercado de traslado en el primer semestre de este año, la importación de vinos ha ido disminuyendo como lo demuestra la evolución de las importaciones de los primeros 6 meses. Esto se ha acentuado a partir del 1º de Junio, fecha de liberación de los vinos. En los últimos doce meses Argentina importó 60,5 M de litros de vino por u$s 43 M, y según el INV, se comercializaron en ese período 1097 M de litros. Por lo tanto, las importaciones equivalen al 5,5 % del total”, hizo saber la entidad en un documento brindado a la prensa.

Los 250 socios de Bodegas de Argentina representan el 60 % del vino comercializado en el mercado interno en envase de cartón, el 80 % del vino en botella y 90 % del total del vino fraccionado exportado por Argentina, que supera actualmente los u$s 800 M anuales.