EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Sube el costo de poda

En la vitivinicultura, la poda es una de las labores principales del ciclo productivo, ya que en la realización de esta actividad básica se define la estrategia de producción anual. Agronómicamente, de una buena acción de poda depende el rendimiento y la sanidad de la planta al año siguiente. Una poda equilibrada está marcada por una cantidad apropiada de sarmientos maduros y de vigor normal. La poda y el atado se realizan durante los meses de junio y julio. La estimación del costo de estas labores es un dato esencial para inferir el costeo de toda la actividad productiva. Sirve, además, para determinar dónde y cómo economizar y comparar las labores de distintas campañas.

La estimación que da cuenta la nota es de baja escala, a una finca de 15 hectáreas y sin contratista. Se calcula que el costo total por hectárea de las labores de poda y atado asciende a $ 11.622. Dada la superficie total y el marco de plantación, se supone que hay 44 hileras por hectárea, por lo cual el costo por hilera sería de $ 264. Como la mayoría de las actividades que forman parte del proceso de producción del viticultor, esta es una labor mano de obra intensiva. Se observa que si bien se requieren algunos insumos para su ejecución -viñata plástica, tijera y tijerón, etc.- el protagonista resulta ser el obrero de viña, alcanzando la participación de la mano de obra en el costo total por poda casi el 89 %. Se contemplan los costos laborales con aportes y el costo de oportunidad del propietario por atender, gestionar y controlar estas tareas

En esta estimación no se consideran las labores de pre-poda, sino que se analiza el caso de un laboreo tradicional. Teniendo en cuenta el tamaño de finca considerado, el costo total en poda y atado es de $ 174.336. En comparación con el año 2016, el costo de estas tareas se ha incrementado en un 25 %, movido principalmente por la actualización de los salarios por convenio para el caso de empleados de viña. Las actividades de poda y atado el año pasado le demandaron al productor recursos por $ 9.267 por hectáreas.

Al analizar la composición de los costos totales del ciclo productivo vitivinícola, según estimaciones propias del Observatorio de ACOVI, se detecta que estas actividades representan el 14 % del costo total, sin amortizaciones ni impuestos, y actualizados a junio de 2017, ascendería a $ 80.633 anuales por hectárea. Es decir, que el costo anual de producción de una finca de 15 hectáreas de uva para vinificar ascendería a $ 1.209.495.