EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Recurso de inconstitucionalidad por prohibición de publicidad al vino

 

La Corporación Vitivinícola Argentina presentó el recurso de inconstitucionalidad ante la sanción y reglamentación de la Ley 5708 de la Ciudad de Buenos Aires, que prohíbe la publicidad y promoción de las bebidas alcohólicas en la vía pública, equiparando culturalmente al vino en el hábito de consumo. respecto al resto de las mencionadas en la Ley.

En la conferencia de prensa fue encabezada por Hilda Wilhelm, presidente de Coviar; Walter Bressia de Bodegas de Argentina y diputados y senadores nacionales.

La norma, de implementarse, perjudicará fuertemente a esta cadena de valor por lo que COVIAR está trabajando en proponer y gestionar políticas necesarias para defender la actividad vitivinícola y a los miles de actores que en ella participan. Al respecto, la Presidente de COVIAR, Hilda Wilhelm manifestó: “Somos conscientes que nuestro producto tiene alcohol, pero considero que no es justo equiparar al vino –fruto de nuestra civilización– con el resto de los productos industrializados de ésta categoría. La vitivinicultura argentina está a favor del consumo responsable y sin excesos, pero consideramos que este tipo de reglamentaciones causarán un severo perjuicio en la pérdida de los niveles de ocupación en las zonas vitivinícolas de origen y afectará la imagen de Argentina a nivel internacional. Nuestro país es el único productor en el mundo que ha logrado reconocer a su vino como “Bebida Nacional”; por su rol de producto cultural, alimento, elemento de la identidad y vehículo de la proyección internacional del país”.

Para el diputado nacional Luis Borsani, “El 90 % del consumo del vino se da en el seno familiar y el otro 10 % en la gastronomía con lo cual no puede pensarse que esta noble bebida como lo es el vino esté vinculada a las previas o a los boliches. Es preciso trabajar para detener la caída del consumo de vino que en 2016 fue de 12 % mientras que las bebidas blancas en ese mismo período aumentaron sus ventas en 12 %”

El legislador Luis Petri, anunció que presentarán un proyecto de Ley para la revisión de la Ley sancionada en CABA apelando al diálogo y buscando circunscribir el debate en torno al lugar que debe ocupar el vino en dicha norma. A su vez, informó sobre la presentación de un proyecto de declaración, solicitándole a la Legislatura Porteña que revea el dictado de esta ley que regula la publicidad en la vía pública de las bebidas alcohólicas en CABA, exceptuando al vino por las características y la significancia que tiene como Bebida Nacional y como bebida alimentaria. Petri indicó además que solicitará en el Congreso Nacional la modificación de un artículo de la ley que promueve al vino como Bebida Nacional estableciendo con precisión que la publicidad del vino no puede tener otras prohibiciones que las establecidas en la Ley de Lucha contra el Alcoholismo y en la Ley de Tránsito. Esto es necesario para evitar las asimetrías en las legislaciones de las distintas provincias. Creemos que hay que tener en cuenta que el vino es Bebida Nacional y lo que culturalmente significa para la Argentina y para el mundo”.

El Recurso se basa en la doctrina jurídica que establece la prevalencia de una ley nacional por otra de menor jurisdicción. Así, la acción presentada por la vitivinicultura argentina a través de COVIAR, considera declarar inconstitucionales los artículos 4°, 5°, 6°, 7°, 8° y 1° de la Ley 5708 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los artículos del Decreto 44/17 modificado por el Decreto 48/17 que impiden llevar a cabo acciones publicitarias.

La Ley 5708 es incompatible con legislación nacional previa emitida por el Congreso de la Nación, como lo es la ley de creación del Plan Estratégico Argentina Vitivinícola 2020 y la ley que declara al vino argentino como la Bebida Nacional. Ésta última tiene entre sus objetivos, la difusión de las características culturales que implica la producción, elaboración y consumo del vino argentino y sus tradiciones.

Además, son numerosos los estudios que han demostrado que el consumo de vino puede ser positivo para la salud, estos efectos han sido puestos de manifiesto en diversos informes en el país y en el exterior. Sin embargo, la Ciudad de Buenos Aires prohíbe la publicidad en la vía pública para todas las bebidas alcohólicas equiparando al vino con el resto de las bebidas.

A partir de quedar exceptuada de la prohibición de publicidad, como sería justo, el sector vitivinícola tiene que revisar seriamente cómo comunica sus productos y los etiqueta, en los casos que se prestan a una confusión por contenidos que no se corresponden con su cultura. En otro aspecto, la capacidad de reacción del lobby vitivinícola ante el tratamiento en fase de proyecto se evidenció como lenta de reflejos. Es una buena oportunidad para reflexionar al respecto.