EDICIONES ANTERIORESTodas las ediciones anteriores en su versión electrónica

Irrigación en el Valle de Lerma

Una obra de irrigación promoverá la diversificación de cultivos, disminuirá el consumo de energía y evitará la inundación de la RN 68, cuando impacte sobre 5.600 hectáreas en el Valle de Lerma.

El proyecto comprende territorios de la zona de Campo Quijano, Rosario de Lerma, La Merced y Cerrillos, donde existe un consorcio de riego que abarca 11.600 hectáreas, pero tomará la mitad, que se abastece del dique Las Lomitas. Teniendo en cuenta eso, se definió una ingeniería de presurización gravitacional por el que, a partir de cañerías, se haga llegar al productor el agua con la presión de 3 kilos hasta la puerta del campo; equivalente a un chorro de agua de 30 metros.

Los productores contarán con agua de presión suficiente –que circulará por declives geográficos- todos los días del año y no como hasta ahora en turnos. El plan abarca obras de infraestructura para contener desbordes y el encauce al río Rosario.

Su finalización está prevista para agosto de 2017, aunque la primera etapa será inaugurada en marzo.